Métodos de Diagnóstico

A principios del siglo pasado se creó la clasificación de Amsler para el queratocono que se basaba en la observación clínica en la lámpara de hendidura y en la medición del radio de curvatura corneal.

Con la aparición de la topografía computarizada, se aumento el número de casos diagnosticados como queratocono. Inicialmente aparecieron los índices de Rabinowitz entre otros que detectaban la asimetría corneal infero-superior y la no ortogonalidad del astigmatismo corneal.

Con respecto a la topografía de la superficie ocular el reconocimiento de patrones irregulares ha ayudado a la detección temprana de esta enfermedad. El patrón en D vertical y la asimetría horizontal fueron descritos por primera vez por el Dr. Abad y publicados en el 2008.

El estudio tridimensional de la córnea (espesor y superficie posterior además de superficie anterior) se empezó a utilizar hace 15 años pero la falta de precisión de los instrumentos originales los hacia poco confiables. Hace 5 años se desarrollaron las cámaras de Scheimpflug que eran mucho más precisas y hoy en día contamos con aparatos como el Pentacam, el Gallilei, etc. que permiten una detección más temprana de esta enfermedad.

¿Por qué es importante detectar precozmente el queratocono?

Cirugía Refractiva

La cirugía refractiva (que corrige miopía, hipermetropía y astigmatismo) se difundió masivamente en los 1980's con la aparición de la queratotomía radial (con bisturí de diamante). La introducción del láser éxcimer en los 90s aplicado mediante la técnica de colgajo corneal (LASIK) o superficialmente (PRK) mejoró la predictibilidad de este tipo de cirugía. Con el tiempo aparecieron esporádicos casos de inestabilidad corneal post-quirúrgica que no iban acorde a la precisión del láser. El estudio profundo de estos casos reveló que muchos de ellos tenían un queratocono de grado variable que no había podido ser detectado antes de la cirugía. Es por esto que la evaluación preoperatoria de un paciente debe incluir las más modernas técnicas diagnósticas para descartar un queratocono, pudiendo así elegir un procedimiento acorde a cada caso.

Herencia y progresión del queratocono

El queratocono tiene una predisposición genética del 15-20%, es de severidad variable y se inicia generalmente alrededor de los 10 años progresando hasta los 35 o 40 años. Como actualmente contamos con procedimientos que pueden detener la progresión del queratocono, es importante evaluar los hijos y hermanos de estos pacientes para poder detectar y detener esta enfermedad antes que produzca un deterioro significativo de la visión.